Psicoterapia Psicodélica

Historia

Psicoterapia Psicodélica es una línea de la Psicoterapia que se ¿desprende? de la Psiquiatría y de la Psicología Transpersonal, en realidad, le da origen a esta última; debemos mencionar que dicho modelo tiene más de 60 años de investigación y desarrollo, los cuales han sido respaldados por universidad como Oxford, Harvard y Jonhs Hopkins. 

Los psicodélicos, si bien han sido usados de forma milenaria por distintas tradiciones y para distintos fines a lo largo del mundo, estos recibieron atención por parte de la medicina en los años 50´s cuando el Dr. Albert Hoffman sintetizo el LSD-25 (Dietilamida de ácido lisérgico).

Tras darse cuenta de la capacidad que tenía para modificar el estado de consciencia ordinario, dicho compuesto fue enviado por parte del laboratorio a distintas instituciones, las cuales las hicieron llegar a Psiquíatras, quienes se encargaron de realizar investigación sobre sus efectos en distintos padecimientos psiquiátricos, así como en el estado y proceso mental.

Hubo varias aplicaciones, que iban desde el uso de dosis bajas dentro del contexto psicoterapéutico común, hasta el uso de dosis altas, normalmente únicas para el tratamiento de procesos puntuales (generalmente psiquíatricos) de la persona. La constante en la variedad de los protocolos clínicos que se desarrollaron a lo largo de los años fue el cuidado y preparación de la persona previo al proceso con la sustancia, así como el seguimiento para llevar a buen puerto el tratamiento, y por otro lado el cuidado del espacio y contexto terapéutico, el cual pueda ser propicio para un proceso curativo interno.

En aquel entonces, durante los años 60´s y posteriores, el mismo Dr. Hoffman logró encontrar la sustancia activa de los hongos utilizados por María Sabina en México, la Psilocibina y la Psilocina, elementos que posteriormente fueron usados en la investigación con Psicoterapia Psicodélica; una tercera sustancia ampliamente utilizada, aunque no es propiamente un Psicodélico en el sentido clásico, sino un empatógeno (sustancia capaz de activar zonas cerebrales que promueven la empatía), es la MDMA (3,4 – MetilenDioxiMetAnfetamina), la cual tiene amplios respaldos de investigación para el tratamiento del Trastorno de Estrés Post-Traumático (TEPT), las adicciones, los conflictos de pareja y familiares, así como la ansiedad social.

Fueron varios profesionales quienes se entregaron profundamente a la investigación, práctica y difusión de la Psicoterapia Psicodélica, pero fue el Psiquíatra Checo, el Dr. Stanislav Grof, que tras miles de casos revisados, desarrolla los protocolos más completos sobre la aplicación de Psicoterapia Psicodélica así como una cartografía profunda de la mente humana, con lo cual da origen a la Psicología Transpersonal.

Transpersonal significa: “más allá de lo personal”, es decir, la Psicología Transpersonal es la rama de la Psicología que explora los aspectos espirituales y profundos del ser humano y que se encuentran no solo en su historia biográfica sino más allá de ella, todo desde la investigación digna de la ciencia y tomando en cuenta otras líneas como la religión comparada, la antropología, la física cuántica, la neurociencia, entre otras.

Al día de hoy, el proceso de la Psicoterapia Psicodélica está bastante bien definido en una e structura donde se realiza una v aloración previa de la condición e intenciones del consultante, una sesión psicodélica preparada en un contexto terapéutico y un seguimiento de psicoterapia que permita afianzar e integrar todo el material que haya surgido en la sesión psicodélica en pro del cambio y la sanación.

En este punto debemos mencionar la diferencia con la tradición y práctica chamánica, esta tiene si bien una intención curativa, su principal intención es el desarrollo espiritual, mientras que el proceso de Psicoterapia Psicodélica tiene como finalidad última la sanación de procesos Dr. Stanislav Grof internos, teniendo apertura a la experiencia espiritual dentro de la misma; mientras que en la tradición chamánica el chamán tiene la preparación ancestral para el trabajo energético y espiritual de la ceremonia, generalmente no tiene la preparación para realizar una intervención de carácter integrativo para el mayor aprovechamiento de la sesión de la persona, esto no es una crítica, sino una mera diferenciación de cada línea, ambas buenas, transformadoras y sanadoras, considero que lo ideal es que el camino del desarrollo holotrópico (hacía la totalidad de la experiencia humana y transpersonal) se vivan ambas experiencias.

Tan solo algunos de los padecimientos que hoy día están mostrando respuesta a la Ps icoterapia Psicodélica son:

  • Trastorno por Estrés Post-Traumático
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Adicciones
  • Enfermedades Neurodegenerativas y su Neurorehabilitación
  • Cambios de hábitos • Terapia familiar y de pareja
  • Trastorno obsesivo-compulsivo • Anorexia
  • Tratamiento para el acercamiento a la muerte y el manejo del dolor
  • Procesos personales internos, transgeneracionales y espirituales.

Parte del gran respaldo que hoy tiene la Psicoterapia Psicodélica es la Neurociencia y la Neurofarmacología, ciencias gracias a las cuales el día de hoy podemos entender cómo funcionan estas compuestos psicodélicos en el cerebro, que zonas y funciones del cerebro activan, cuales inhiben, sobre que neuroreceptores trabajan y que efectos generan, como la neuroplasticidad por ejemplo, que es la capacidad del cerebro de desconectar y reconectar determinadas conexiones neuronales, esto último es de gran relevancia pues nos explica porque las sustancias psicodélicas son promotoras del cambio en el ser humano.

Los psicodélicos en el cerebro

La neurona es la célula especializada que compone el tejido del sistema nervioso. Las neuronas se comunican entre sí mediante señales químicas y eléctricas. En realidad, las neuronas no se tocan entre sí, sino que transmiten información a través de espacios sinápticos, esta información se transmite con la ayuda de neurotransmisores.

Cada neurotransmisor emitido por la neurona emisora tiene ciertos receptores específicos en la neurona receptora; funcionan como llaves que abren cerraduras específicas.

Las sustancias psicoactivas actúan sobre los receptores neuronales o sobre la interacción entre los receptores y los neurotransmisores; a veces actúan como si fueran el neurotransmisor correspondiente (agonistas) y a veces actúan bloqueando el receptor (antagonistas), a veces impiden la recaptación de neurotransmisores (inhibidores de la recaptación).

Estos efectos a nivel de neurotransmisores y receptores son los responsables de que unas zonas del cerebro se hiper activen, otras se inactiven, otras se desconecten y otras se conecten, generando así los cambios de conciencia que observamos.

Neurotransmisores

La mayoría de los psicodélicos tradicionales tienen como agonista de alta afinidad un receptor de serotonina 2A (5-HT2A), el principal responsable de los efectos subjetivos. Estos psicodélicos tradicionales son también agonistas a la mayoría de los subtipos de receptores de serotonina 5-HT1A, 5-HT2B, 5-HT2C, 5-HT5A, 5-HT6; también tiene ligeros efectos sobre los sistemas de dopamina, norepinefrina y glutamato, que pueden contribuir a la experiencia psicodélica, que puede ser más energética e intensa con ciertos psicodélicos que con otros.

Este neuroreceptor se encuentra en mayor proporción en la corteza cerebral, a mayor cantidad de receptores activados, mayor es el efecto psicodélico percibido; se dice que con más del 60% de los receptores activados se empiezan a producir los efectos psicodélicos de interés terapéutico.

También hay que añadir que se ha comprobado que la actividad del neuroreceptor 5-HT2 parece activar la neuroplasticidad.

Los psicodélicos clásicos entre ellos el LSD producen una disminución de la actividad en varias regiones del cerebro, de principal interés es una red conocida como Red Neural por Defecto, que tiene influencia directa en el funcionamiento y conectividad del resto del cerebro.

La principal función que se va a inhibir es la de tener una estructura mental fija, lineal y bien elaborada, permitiendo que surja una estructura mental más primitiva e instintiva, pero a la vez más abierta, creativa y sobre todo con la posibilidad de generar cambios en las creencias, formas de percibir la vida y de responder a ella, todo esto no sólo a nivel mental sino también a nivel cerebral desde el concepto de neuroplasticidad.

En este sentido debemos decir que la red neuronal por defecto es considerada la base cerebral del ego, nuestra mente consciente o conciencia individual, que inhibe la aparición de nuestro material primitivo e inconsciente, pero también de nuestra sabiduría interna.

Otro efecto importante de los psicodélicos a nivel cerebral es que tiene la capacidad de regular la actividad de la amígdala, el centro del cerebro que es responsable de las emociones como el miedo y las respuestas de lucha o huida, con esto es posible generar una nueva huella en el entorno y en nosotros mismos.

Esta primera tabla es una comparativa de los riesgos de las diferentes sustancias por su daño físico y actividad, nótese que la mayoría de los psicodélicos están en la parte baja de ambas; esta publicación fue realizada en The Lance t 2007.

Esta segunda tabla representar el Ranking del daño que generan las diferentes drogas al individuo y a la sociedad Europea, nótese que los psicodélicos están en la parte baja; esta publicación fue realizada en el Journal of Psychopharmacology 2015.

El proceso de preparación previa e integración tras la experiencia psicodélica

Idealmente se realiza una preparación que consiste en revisión de objetivos e intenciones, así como el posible inicio de un proceso de psicoterapia si es que el consultante no muestra estar preparado para abordar todo el material que posiblemente puede emerger; la preparación también consiste en informar al consultante sobre la experiencia atendiendo sus dudas o inquietudes sobre la misma.

Algunos conceptos clave que es importante tener bien integrados antes de la experiencia psicodélica son:

 – No es una panacea, no se toma la medicina para arreglar un desajuste cerebral y listo, es apenas el inicio de un proceso profundo de introspección y reconocimiento personal, el cual es muchos casos es necesario y siempre recomendable, llevarlo de la mano con un psicoterapeuta o facilitador experto que acompañe en el proceso de integración.

– El material que pueda emerger durante la sesión deberá ser utilizado posteriormente siendo integrado en la vida diaria, esto a través de acciones concretas, las cuales faciliten un cambio en el relacionarse con la vida diaria y los vínculos que en ella se tienen; cuando no hay un cambio de carácter conductual en la vida diaria, los efectos, descubrimientos y beneficios obtenidos de la sesión psicodélica terminan por perderse.

– Saber que es muy probable y de hecho deseable, que haya una experiencia de quiebre, experiencia en la cual se puede llegar a sentir que se pierde el control, que se muere (es en realidad nuestra estructura mental interna la que muere momentáneamente), que se vuelve loco, en cualquiera de estas experiencias emergen los lados más oscuros de nuestra persona y personalidad y lo siempre recomendable es entregarse a la experiencia y permitir que la sabiduría interna innata procese de la mejor manera la experiencia.

En conclusión, saber que no es un proceso de unas cuantas horas el que arreglará la vida, sino que un cambio verdadero de vida implica un compromiso profundo y un trabajo interno constante, del cual, la psicoterapia psicodélica es tan solo una parte.

Las tradiciones nativas y chamánicas el concepto de integración no existe pues para ellos el uso de psicoactivos y estados ampliados de consciencia ya es parte de su día a día y desde pequeños crecen con estas visiones que les permiten dar sentido a las distintas experiencias vividas.

Por nuestro lado, en la cultura que vivimos es de primera importancia que demos un cierre o integración a la experiencia psicodélica para con ellos poder aprovechar el material que ha emergido o se ha procesado durante la sesión, pues numerosos profesionales en el área han postulado que la simple liberación emotiva o corporal que sucede durante la experiencia psicodélica puede no resultar terapéutica en sí misma sin una apropiada revisión e integración de lo vivido.

Algunas de las dificultades con que se puede encontrar alguien
después de una experiencia psicodélica son:

– Ser incapaz de integrar la experiencia apropiadamente
– No saber cómo regresar a la cotidianidad después de una experiencia trascendente.
– Una posible depresión si no se aplican en la vida los descubrimientos realizados durante la sesión.
– Caer en el bypass o turismo espiritual, que implica la desconexión de la vida del día a día para quedarse como un escape dentro de la percepción espiritual.

Algunas recomendaciones generales que facilitan una integración de la experiencia psicodélica son:

– Descanso
– Permanecer en estado meditativo
– Estar en contacto con la naturaleza
– Escuchar música
– Tener una sesión para compartir lo vivido
– Escribir sobre la experiencia vivida
– Expresión artística de la experiencia vivida
– Permanecer atento a los sueños

Sin embargo, en muchas ocasiones estas actividades no son suficientes para una integración y un consecuente aprovechamiento del material emergido en la sesión para la vida diaria, para lo cual un proceso terapéutico se vuelve necesario.

Antes de hablar en detalle de la integración debemos mencionar la diferencia entre un proceso de integración en sí mismo y un proceso de psicoterapia, el primero consiste en la utilización de los descubrimientos de la sesión psicodélica en la vida diaria, así como un restablecimiento del equilibrio del día a día de la persona tras la experiencia, por otro lado el proceso psicoterapéutico implicaría la revisión a profundidad de distintos temas que se hayan abierto durante la sesión y que no haya sido posible cerrarlos o que tengan tanto contenido e influencia en la vida de la persona que se vuelva necesario un proceso profundo de reestructuración para generar un cambio concreto.

Dentro del contexto psicodélico se habla de dos tipos de integración:

– Integración ontológica: trabajará sobre todo lo que esté relacionado temas metafísicos, espirituales, filosóficos y sobre la existencia misma.
Con esta forma de integración no buscamos la resolución de un conflicto sino ampliar nuestra forma de ver y relacionarnos con el mundo.

– Integración terapéutica: está centrada en la resolución de dificultades para mejorar la estabilidad psíquica.

Qué tipo de práctica se realice dependerá de la experiencia y necesidades del consultante, esto según su vivencia en psicodélicos y su historia de vida.
En muchos casos las personas comenzaran buscando una integración terapéutica y en siguientes experiencias buscar una integración más centrada en lo ontológico.

Se propone que la integración debe tener en cuenta distintas áreas que pueden requerir atención tras la experiencia psicodélica:

– Cognitiva: darle significado y sentido a la experiencia vivida que sea coherente con los cambios que se quieren generar en la vida.

– Emocional: implica la exploración de las emociones que emergieron o siguen emergiendo tras la experiencia, llevando al consultante a que pueda tener una buena relación con ellas.

– Física: el trabajo con las sensaciones físicas residuales permite que la persona pueda conectar y dar lugar a procesos y contenidos emotivos que estaban guardados en el cuerpo.

– Espiritual: invita al consultante a que explore sus dimensiones espirituales y trascendentales sin caer en una falsa espiritualidad que le desprenda de la responsabilidad del día a día.

– Comportamental: se buscan los cambios prácticos a implementar en la vida de la persona tras la experiencia, normalmente estos surgen a partir de los insights obtenidos, esta esfera de la integración tiene relación con la ética de nuestras conductas.

– Social: llevará a la persona a poder integrar los insights y sus cambios consecuentes a su vida en sociedad, ayudándole a poder llevar una vida socialmente funcional en sus relaciones de importancia incluso cuando algunos de sus cambios no sean entendidos por sus seres cercanos.

Sitios y materiales para continuar tu investigación en Psicoterapia Psicodélica:

Organizaciones importantes para la investigación Psicodélica:

– Fundación BeckleyMed de la Universidad de Oxford https://bmed.org.es/

– Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos
https://maps.org/

– Heffter Research Institute
https://www.heffter.org/

– Center for Psychedelic and Consciousness Research at Johns Hopkins University https://hopkinspsychedelic.org/

– Centre for Psychedelic Research at Imperial College London
https://www. imperial.ac.uk/psychedelic-research-centre/

Algunos documentales de importancia sobre la investigación psicodélica:

– The way of the psyco naut: Stanislav Grof´s Journey of Co nsciousness
– The mind, e xplained: Psycodelics
– Magic medicine
– How to change your mind
– The wisdom o f trauma

Algunos libros sobre Psicoterapia Psicodélica y Psicología Transpersonal:

– La psicología del futuro: Stanislav Grof
– Guía e sencial del renacimiento psicodélico: Anton Gómez
– Psicoterapia con LSD: Stanislav Grof
– Respiración Holotrópica: Stanislav Grof

Contáctanos

Occidente de México